Oración para dejar el alcohol

Amado Padre mío, Mi Dios, vengo en este día, con las puertas de mi corazón abiertas.

Suplico entres en mi corazón he intervengas en mi vida.

Obra en mi vida para que pueda ser una mejor persona… Un mejor hijo tuyo, Dios Mio.

Con esta humilde oración quiero intentar agradecerte algo de todo lo maravilloso que haces en mi vida.

Se que tienes buenos planes para mi futuro.

Tengo fe absoluta en ti, y confió en que el que habita al abrigo del altísimo, morara bajo la sombra del omnipotente.

Jesús es mi salvador y el es nuestro pastor, nos guía por el camino correcto y nos protege.

Iré por delicados pastos verdes…
Tendré paz y alegría en mi vida…
Gracias a Jesucristo mi Señor.
Ayúdame a ir por caminos de justos Amado Espíritu Santo.

Anhelo con todo mi corazón que me ayudes a salir de los malos hábitos del alcohol.
No quiero hacer daño a mis seres queridos…
No quiero arruinar mi vida.
Quiero tener un buen futuro.

Se que a tu lado Dios mío lo único que me espera son cosas buenas…
Eres lo único que necesito para tener paz.
Necesito dejar el alcohol, para poder seguir adelante, con mi trabajo, con mi economía y así prosperar.

Este vicio no me deja avanzar en una buena relación contigo Padre Dios.

Quiero dejar el alcohol, no me deja avanzar como persona, para ser mejor.
Esto lo único que hace es derrumbar mi vida, agotarme y hacerme daño física y mentalmente.
También arruina mi ambiente con las personas que quiero.
He influencio negativamente en la vida de mis conocidos.
También podría llegar a afectar mi salud. Y no es lo que quiero para mi vida.

TE INTERESA  Oración a Santa Marta para un amor difícil

Pido tu perdón Dios, lo lamento de todo corazón, no quiero volver a fallarte nunca más.

Pido perdón porque no tome esta decisión desde hace tiempo como debí haber hecho;

Pero hoy las cosas son diferentes… Te amo y te necesito Padre.

Pongo mi vida en tus manos.
Cumple este milagro en mi vida, pido tu bendición Dios.

Ayúdame a dejar el alcohol… Este mal habito que no hace nada de bien a mi vida.
Suplico con todo mi corazón, con mis palabras agradeciéndote, exaltándote como es debido y mis manos alabándote, ruego salud, paz y prosperidad.

Gracias por estar en mi vida, por obrar en ella con tu maravillosa presencia.
Se que si pongo de mi parte, me entrego a ti y te dejo entrar a mi vida podre lograr un cambio en mi vida y dejar el alcohol.
Gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
¡Amen!