Oración de sanación para la salud física y mental.

Oh amado y adorado Padre Celestial, Todopoderoso, Dios mio; En esta mañana me siento lleno de gozo por saber que soy tu hijo, y que me das bendición por el poder de tu palabra.

En esta hora pongo toda mi fe en ti, todo mi amor y devoción y digo:

Gracias padre por este hermoso y bello amanecer, por un día más de vida, por una nueva oportunidad para ser quien debo ser, tu hijo, un buen ser humano.

Seré bueno con el prójimo, no diré palabras que hieran, incluso en los momentos de enojo e ira, primero pensare en ti, me llenare de calma y tranquilidad, y luego con palabras de respeto alejare a esa persona que quiere hacer daño de mi vida y llevarme por un camino incorrecto, toda persona envidiosa, odioso o mala que quiere desviar mi mirada del Altísimo, todo ser que quiere que caiga en la tentación, yo diré “no”, porque yo soy hijo de Dios, y voy protegido por mi padre celestial con una armadura todopoderosa contra todo mal y peligro. Por amor a mi Dios Padre, digo: Gracias. ¡Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo! Amén.

Oración de sanación para la salud física y mental:

Dios Santo, vengo en este día ante tu altar con una petición muy importante para mi que se cumpla, vengo con la puerta de mi corazón abierta y con toda mi humildad; ante ti me arrodillo y te alabo, porque eres el Glorioso y Todopoderoso, tu me das paz, amor eterno, prosperidad y salud; yo creo en tus promesas y como el hijo tuyo que estoy cada día trabajando más en ser mejor, por ello en este momento suplico en esta oración de sanación me des la salud física y mental que necesito y anhelo de todo corazón para no sufrir, no sentir angustia, estrés, ni padecer ninguna dolencia.

Porque no quiero caer en la oscuridad, porque yo veo la tu luz, que me ilumina, por eso sigo aquí firme, con mi fe absoluta luchando por mi vida junto a ti Todopoderoso.

Tengo fe, el que habita al abrigo del Altísimo morara bajo la sombra del omnipotente.

Te diré a ti Dios Padre, esperanza y castillo mío, en ti es quien yo confiare.

También se que Jesús es mi pastor y por ello nunca nada me faltara, además su vara y cayado me infunden fuerzas y aliento para emprender y ganar.

¡Virtuoso es el Señor! ¡Gracias por tu salvación mi Jesús!

Gracias a ti Salvador, mis pecados son perdonados y soy libre de enfermedades y dolencias, por favor, quita el dolor, la tristeza y el mal de mi vida. Yo confío y creo en el poder de tu amor y tus palabras.

TE INTERESA  Oración / Petición de Salud a Dios - Sanación

Quiero decirte que hoy y en esta hora tengo más fe que ayer, y a partir de este instante por el poder de tu misericordia y tu palabra se que harás un milagro en mi vida, y una cosa he de decir: Mi fe va en aumento hoy, mañana y por siempre.

Gracias Padre, porque tu amor y presencia se sienten en esta hora, se que me amparas y me fortaleces.

A pesar de todas las adversidades no perderé mi fe, porque yo voy en fe y emprendo este día con fuerzas de ganar, porque la victoria esta junto a mi Padre Celestial.

Pido perdón por mis pecados, perdóname Dios, ten piedad de mí, se que he cometido errores y me he metido en problemas que no debía, por tomar un camino incorrecto; nunca más haré eso, yo solo voy por senderos de paz, amor y justicia, que mi Señor, Pastor y Salvador Jesús Cristo me ilumina.

Hazme Padre, te lo pido por favor, de todo corazón, sea yo capaz de brindar sanación a mi cuerpo y espíritu, con las palabras y acciones que realice, debo respetar mi ser y debo respetar la vida que me has dado, gracias por ser misericordioso y bondadoso.

También respetare a cualquier otra persona que en mi camino se cruce, incluso si hiere mi corazón le perdonare, porque yo estoy en paz y yo no actuare de la misma manera incorrecta.

Se que también eres generoso y por eso no temeré, se que mi milagro está en camino.

Y para la salud física y mental me debo esforzar, poner de mi parte siguiendo en fe, creyente a ti, y así tu intercedes en mi vida dándome sanación. Yo lo creo porque confío en tu poder y amor.

Dios Padre, ilumina mi vida, mi mente y mi corazón, dame salud, quiero estar saludable, no padecer ninguna enfermedad o dolencia, protégeme de los que quieren atentar contra mi vida, contra mi familia y hogar, con sus palabras o acciones, no quiero que nos hagan daño, ni física o mentalmente.

Hazme sano de mente, no permitas que mi mente controle mi vida o mis sentimientos, solo en mi corazón hay espacio para el bien y para que mi Padre Celestial habite y obre allí.

Intercede en mi vida Dios, no quiero ser malo, no quiero ser cruel o egoísta, solo quiero ser bueno, porque este es el camino correcto para mi vida y así me siento bien.

TE INTERESA  Oración protección al Espíritu Santo – Oración de la mañana

Quiero ser una persona saludable en el sentido también de ser una buena influencia para los demás, para otras personas buenas que me rodean o que pueda encontrar en el camino.

Quiero regalar buena energía, positivismo y buenas vibras, regalare sonrisas y también intentare hacer al alguien sonreír.

Compartiré la palabra de Dios, y así infundiré alegría, paz, y amor en otros.

Le deseo bien y prosperidad a todos los que han estado ayudándome en las buenas y malas situaciones.

Ningún obstáculo puede ganar o hacerme tropezar, mientras yo vaya con Dios padre en mi corazón, y yo siga con mi fe en aumento, se que tu Oh Dios Padre Nuestro, obraras y seré victorioso, me darás esta salud que tanto necesito, prosperidad, amor, paz y riqueza, pero riqueza espiritual que es la que más me importa; porque al final del día saber que tengo allá arriba y aquí en mi corazón a mi Padre Celestial me da paz y para mi ser tu hijo ya me hace sentir un ganador.

Sigo en fe a pesar de todas las situaciones que hoy ocurran, porque se que nada malo puede pasar si yo persevero, me esfuerzo y logro tener fe como un granito de mostaza… porque la más mínima fe tiene el poder de lograr las cosas más grandes; por eso para mí, mi labor más importante es ser tu hijo, porque al acabar el día y llegar la noche esto me hace sentir en calma, puedo reposar, agradecerte por todo y después de eso saber que estuve trabajando con esfuerzo para estar en ese tranquilo momento de paz y amor, y sabré que tu mi Dios, mi Padre, estás obrando en mi vida.

Tu das frutos y recompensa a los que nos esforzamos y los que seguimos en fe; yo lo hago y te amo y respeto con todo mi corazón y palabras.

A partir de hoy, mis palabras serán de bien, cuidare cada palabra que sale de mi boca, te mantendré en mi mente, para en ningún momento tomar el camino incorrecto, y amarte.
¡Alabado seas Padre! ¡Te amo! ¡Gracias infinitas por tu amor eterno!

No se como agradecerte todo lo maravilloso que haces en mi vida, espero que en esta oración haya podido expresarte al menos parte de mi gratitud contigo.

Perdona mis ofensas, así como yo estoy aprendiendo a perdonar a los que me ofenden.

Aléjame de la tentación y del mal.

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo!

¡Amén!