Oración de la mañana para deudas / Oración a Dios, Jesús y Espíritu Santo – Santísima Trinidad

Buenos días Amado Padre Dios, es este amanecer tan maravilloso que me regalas te quiero agradecer por todo.

Pido perdón antes de iniciar mi petición en esta oración de la mañana para deudas.

Y Gracias por la oportunidad que me das de tenerte en mi vida Padre.

Quiero que sepas que me arrepiento de haber desviado mi mirada del Altísimo, de haberme dejado llevar por la tentación, por haber dejado de confiar en mí, y de haberme alejado de ti.

Hoy emprendo este día con la mente y corazón dispuestos a ti, te tendré presente en mis acciones y pensamientos y así no me equivocare, ni haré daño al prójimo; porque yo quiero ser mejor hijo de Dios y este es el buen camino para lograrlo.

Oh Padre Celestial y Todopoderoso, quiero que sepas, que incluso si los odiosos, envidiosos y malos van contra mi yo me siento protegido por tu amor y justicia infinitas.

Eres la bondad, generosidad y misericordia eterna.

Tengo toda mi fe y se que hoy me das las fuerzas que necesito para iniciar el día y luchar contra las adversidades y me ayudarás a salir de deudas por el poder de tu amor y justicia.

Hazme rico espiritualmente y permiteme mostrarte mi fe.

Ruego un milagro económico para que ni mi familia ni yo suframos esta situación de deudas.

Cúbreme con la sangre de cristo, y tu armadura de Dios, para que nada pueda preocuparme, y yo con mi mente en calma, tranquilidad y mucha fe, pueda lograr salir adelante con las deudas el día de hoy, me esforzare, porque quiero que sepas que de verdad necesito y anhelo mejorar mi situación económica, no solo por mí, sino para brindar a los que más quiero y a mi hogar una estabilidad y que podamos estar unidos y sin ruina, ni padeciendo o aguantando.

Daré la batalla de tu mano, no me rendiré, incluso cuando todo se vea oscuro, cuando sienta miedo o angustia no temeré, tu estas siempre a mi lado cuando más te necesito, en todas las situaciones, buenas y malas, por eso agradezco tu amor con acciones de buen hijo tuyo, porque haces tanto en mi que no se que hacer para darte las gracias.

TE INTERESA  Oración para que me aprueben el crédito

Y si algo se y tengo certeza es que no tengo idea de los planes que tienes para mi futuro, por eso no tengo miedo de las deudas del ayer, de las deudas que hoy tengo, porque eso son cosas que en la vida ocurren por nuestras malas acciones, pero tú haces justicia cuando ves que lo merecemos y cuando lo necesitamos.

Si alguno de mis proyectos o de las cosas no ha salido o no ocurre como yo esperaba no me disgustare, sino por el contrario cogeré la tristeza y la transformare en felicidad, y cogeré los problemas y los convertiré en paz y en oportunidades para avanzar en mi relación contigo, haré bien mi trabajo como hijo de Dios, es lo que más me importa hoy y por siempre.

Porque se que tienes algo grande y bueno para mi futuro.

Porque se que en tu palabra dices mi Dios:

El cielo y la tierra dejarán de existir, pero mis palabras permanecerán para siempre.

Marcos 13:31

Jesús Mio, Mi Señor, tu que diste tu vida en la cruz del calvario, te doy las gracias en este día y en este momento tan bello de nuestra relación, santísima trinidad.

Quiero decirte a ti mi Jesús, tengo una fe ciega, no necesito verte para sentirte en mi corazón y ver lo que obras en mi vida; esta fe que hoy tengo va en aumento y no hay ningún mal o peligro que pueda derrumbar mi amor por ti, y menos nuestra relación espiritual.

No dejare que las deudas me atormenten y estresen, ninguna presión sobre mis hombros podrá llevarme a cometer más errores, porque hoy esa presión se va por el poder de la palabra, y me siento lleno de amor y alegría en mi corazón porque tu eres grande, y tu gracia intercede en mi vida.

¡Gracias Jesucristo, Nuestro Rey!

Acepto mis errores, y hoy digo: Estoy trabajando en ser mejor hijo tuyo, brindando palabras de amor y respeto al prójimo, palabras que tu me has infundido, brindo paz a todos los que en mi camino cruzan, porque no quiero hacer daño, tampoco entrare en mas deudas, en aprendido la lección, ahora se que debo cuidar bien mis finanzas y esforzarme por la vida que quiero.

Estoy aprendiendo a perdonar a los que me ofenden, e intentando que la ira y enojo no salgan, porque en mi ser solo hay espació para el bien y en mi corazón habita Dios, por eso respeto y amo a mi ser y lo cuido para que Dios obre en mi vida, hogar, economía y futuro.

TE INTERESA  Oración a la Virgen de Guadalupe para salud y economía estable

Oh mi Señor, tu entregaste tu vida en la cruz por amor a nosotros, para ser libres de enfermedades y de problemas y para ser perdonados por nuestros errores.

Por eso tengo fe, y hoy ya no tengo miedo porque se que además de ser mi Señor y Salvador eres nuestro Pastor; nos amparas, nunca nos dejas aguantar hambre ni caer en problemas o hacernos daño…

Tu eres el buen pastor, quien nos lleva por aguas tranquilas, pastos delicados, donde se siente tu paz y gozo y donde gobierna la justicia y amor eterno del Padre, nuestro Dios.

Espíritu Santo llévame por el camino que debo seguir, te lo suplico, ilumínalo, para que yo no me desvié, quiero que los planes de Dios caigan sobre mi vida, las recibo las bendiciones y milagros y alejo el mal y los peligros por el poder de la palabra.

Se que si mejoro como persona estaré lejos de que algo malo ocurra en mi vida.

Jesús Mio, Señor, tu no nos dejaste solos en esta tierra, eres tan bueno, te doy gracias porque tu Espíritu Santo nos acompaña aquí, en cada instante, para que mi pie no tropiece en piedra, para que yo vaya por sendas de justicia y paz y que no padezca ni deudas, enfermedades, problemas familiares, ni ningún tipo de mal.

La maldad no existe en mi corazón, porque tu invades mi corazón del bien.

Y sabes Dios yo valoro tu misericordia, por ello te guardo en mi corazón y te amo y alabo, porque yo creo en ti; y siento tu amor eterno.

Me infundes aliento para iniciar el día y llegar a la victoria.

Aunque quiero que sepas que con solo tenerte en mi vida me siento ganador, porque lo soy, tengo al Todopoderoso dándome la mano y cubriéndome en su manto… No debo temer mal alguno, porque eres mi refugio, y aquí me brindas paz, amor y tu justicia se refleja en mi vida.

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo!

Amén.