Oración a San Francisco de Asís Pedir un favor URGENTE – Salir de DEUDAS y PROBLEMAS ECONÓMICOS

Santo Protector y Padre mío, vengo en esta hora con toda mi fe puesta en tu Amor y Poder.

Oh Santo y Amable San Francisco, Pobre y desconocido de todos y por ello exaltado y agraciado de Dios.

Vengo a ti porque eres Santo y has amado a Mi Señor Jesús por encima de todas las cosas.

De rodillas suplico tu intersección, ruego que me bendigas, te pido que entres en mi vida y alejes de mi la ansiedad y el cansancio.

Ayúdame a que todo salga bien… Intercede por mi ante Mi Dios Padre para que mi vida esté libre de deudas.

No quiero seguir con problemas económicos Amado San Francisco.

Suplico me ampares y fortaléceme para que pueda sentirme en paz, tranquilo.

Auxíliame, y sácame de las dificultades económicas, llévame de tu mano y ayúdame para que pueda ir por las sendas de Justicia de Mi Pastor y Salvador Jesucristo.

Ayúdame a ser más cuidadoso con mis finanzas, a no entrar en deudas, enséñame a ahorrar.

Suplico me saques de esta oscuridad en la que me encuentro, no quiero sentirme nunca más afligido y agobiado por malas situaciones económicas.

Quiero poder llevar a mi casa el pan de cada día, tener un techo bajo el que dormir y que no falte nada a mi hogar, ni a mí y mi familia.

Te ruego con las manos en alto, que me cuides y me regales este milagro, lo anhelo con todo mi corazón.

Ayúdame a no caer en la tentación;

Te suplico me ayudes a no perder ni un segundo mi fuerte fe en tu intersección y en el Altísimo todopoderoso que nos da su amor eterno.

Se que el que habita al abrigo del Altísimo morara bajo la sombra del omnipotente.

Ruega a Jesús por mí, Amado San Francisco y ayúdame para que me brinde bendición de protección, para poder estar tranquilo, en paz;

y así encontrar el camino correcto para que mi economía este bien y estable y para que en un futuro pueda prosperar.

TE INTERESA  Oración para que me aprueben el crédito

Obra en mi vida, ayúdame a encontrar un trabajo digno, que me ayude a salir de deudas, ayúdame a cuidar bien mis finanzas, a manejarlas correctamente.

Quiero ser libre de las cadenas que me atan y las deudas que me rinden;

Tus llagas que son cinco: Cinco llagas de piedad y amabilidad divina;

Cinco lenguas que me hacen pensar en la misericordia y gracia de Mi Señor.

Cinco fuentes de Poder Celestial, que nuestro Padre Dios te entrego, todo confiado en ti,

Gracias a que tu realizaste tu voto por su amor para realizar todo lo que se pudiese;

para que compartieras entre tus creyentes.

Por amor a Dios te ruego que seas piadoso con mis pecados, perdóname, se que he cometido errores, pero estoy aprendiendo a enmendarlos y a dar amor en lugar de guardar rencor.

 

Aleja de mi vida la maldad, tentación, de cualquiera que quiera atentar contra mi mente o cuerpo.

O cualquiera que quiera arrebatarme mi fe hacia ti mi Padre.

No quiero que mi familia sufra por mi culpa o errores, ayúdame a subsanar el camino, para ir por las pacificas sendas de justicia de Cristo Jesús, en quien yo confió.

 

Y bríndame con tu gloriosa gracia: prosperidad, para salir de estas deudas y poder encontrar la felicidad, gozo y gloria de Dios, sagrada y anhelada por todos.

Quiero estar junto a ti mi Dios, para estar en paz y en armonía conmigo mismo y con mi economía. Para estar tranquilo y vivir sin sufrir necesidades.

Y quiero agradecerte a ti Adorado San Francisco de Asís, santo mío por tu maravillosa intersección.

Tu querido y amado San Francisco, Inocente Padre Mio, con tu gran generosidad suplico de rodillas me regales en mi vida amor, a mi corazón y alma;

…Y ayudes a mantener mi hogar en pie, me siento débil, porque me he estado esforzando por salir de esta situación;

La única luz que veo eres tú, una salvación para salir de mis deudas.

TE INTERESA  Oración de protección a San Miguel Arcángel para la casa

Creo en ti San Francisco y creo en mi Padre Dios y en mi Amado Señor Jesús que dio su vida en la cruz por su amor eterno a nosotros.

Ponme de pie, muéstrame esa luz que debo seguir e intercede en mis finanzas y mis acciones, para que pueda salir a flote y tener una economía estable y prospera.

Yo, aunque injusto por varios de mis pensamientos, palabras, acciones y decisiones, pido perdón.

Ten piedad de mí, perdona mis pecados, Oh Santísimo.

Tengo el gran gusto de ser hijo de Dios y creyente tuyo.

Hoy sé que tu mi San Francisco estás conmigo, y me guías y amparas, no me abandonas, nunca lo has hecho y sé que en esta situación tan difícil por la que estoy pasando menos me dejaras solo…

Tengo fe en que me acompañas en este día así que emprendo con todo el ánimo y fuerzas y te digo que haré las cosas correctamente.

No ofenderé al prójimo, ni tendré pensamientos indebidos, me esforzare para ser un buen hijo de Dios, para ganarme tu bendición querido Santo mío.

Ayúdame para que de mi boca salgan palabras de bendición, amor, bondad, paz e incluso bendición para otros.

Ayúdame a ser honesto contigo, quiere tener una buena relación espiritual contigo.

Así que te tendré presente en mis pensamientos, acciones, palabras, decisiones, corazón y alma.

A través de esta humilde oración te doy miles de gracias, pero esto no es nada comparado con tu amor y bendición para mí, al menos para darte tan solo un poco, de todo lo que tú me das Bendito San Francisco.

Agradezco tu generosidad conmigo, creo firmemente en que hoy todo estará bien y no tendré más deudas. Solo prosperare a tu lado.

Recibo tu bendición con las puertas de mi corazón abiertas.

Te amo y alabo Santo Padre San Francisco Amado.

¡Amén!