Oración a San Francisco de Asís para pedir Protección Su ayuda y Bendición

Glorioso Protector y Padre mío, hoy vengo con toda mi fe ante tu Santa Presencia y Santo Poder a suplicarte humildemente poderosa bendición de Protección en mi vida y para mi familia.

Amado San Francisco, tu manifestación en mi vida es aclamada desde lo más profundo de mi corazón.

Tus llagas que son cinco… Cinco llagas de caridad divina; Cinco lenguas que me recuerdan a la misericordia de Jesucristo.

Cinco fuentes de Gracias Celestial, que nuestro Dios Creador Amado y Todopoderoso te entrego, todo confiado en ti y tu amor a nosotros, para que compartieras entre tus devotos.

Inocente Padre Mio San Francisco, pobre y desconocido de todos, y por ello amado y favorecido de Dios.

Vengo a pedirte tu poderosa ayuda para solucionar mis problemas, que me causan sufrimiento y me hacen padecer; de este modo suplico me regales protección para afrontarlos.

Ten piedad de mí, perdona mis pecados, te lo pido de corazón, Oh Santísimo. Descansaré bajo la sombra del Altísimo… aligera mis cargas, ayúdame a ser libre de presiones y problemas.

Confió en que si voy protegido esto me ayudara a no caer, y a enfrentar de manera correcta las dificultades, pero sobre todo a no perder mi fe y así avanzar en mi espiritualidad y relación contigo y con Dios Padre. Prosperare tanto económicamente como en mi salud. Tengo toda mi fe puesta en Ti.

Oh santo y poderoso San Francisco, elegido por nuestro Dios Padre Creador Todopoderoso Altísimo y Celestial ruego protección sobre mi cuerpo, sobre mi vida y sobre toda mi familia, te ruego me libres de todos estos problemas que me agobian y me angustian, no permitas que la tentación o la maldad me gane, lléname de tu fuerza, poder y gracia.

TE INTERESA  Oración por preocupaciones, agotamiento y estrés a San Francisco de Asís.

Ayúdame a liberarme de esas cadenas que me atan, que no me permiten avanzar, extiéndeme tu mano, te suplico querido San Francisco, ayúdame a levantarme del suelo para poder seguir en pie, firme y caminando por estos momentos con la cabeza en alto, para salir de estas dificultades y problemas que me estresan y agotan; llévame lleno de tu bendición y protección, para seguir durante las dificultades y adversidades protegido por su Santo Poder.

Oh Santo amable y generoso, pide por mí a Jesús, para que cure mis heridas y pueda tener las fuerzas para cuando incluso estoy derrumbado, levantarme y seguir en alto, luchando…

Seguiré el camino de los justos, esas sendas bendecida por nuestro Señor Jesucristo en quien yo confió.

¡Alabado sea el Padre!

¡Alabado seas mi Dios!

Dios mío todo misericordioso que nos das amor eterno, suplico no me abandones, envía a tus ángeles para que me rodeen a mí y a mi familia, para estar protegidos de la cabeza a los pies derrama sobre nosotros la santa y poderosa sangre de Cristo Jesús y úngenos con aceite.

Tengo fe en ti querido y amado San Francisco de Asís, suplico de rodillas ante ti, hoy en esta hora, que me bendigas, derrama bendición sobre mi cuerpo y lléname de luz, bondad y amor; para que pueda cumplir mis acciones, pensamientos, decisiones y oraciones acordes a la voluntad del Santísimo Padre Celestial, Mi Dios Todopoderoso y Omnipresente.

Pido de todo corazón amado San Francisco que elimines cualquier residuo de maldad en mi cuerpo, ayúdame a no ofender a los demás, que de mi boca solo salgan palabras de amor y bendición, así yo podre ser bendecido dignamente y estaré protegido con tu manto.

TE INTERESA  Oración a San Francisco de Asís Pedir un favor URGENTE - Salir de DEUDAS y PROBLEMAS ECONÓMICOS

Te amo con toda mi honestidad, con el alma y el corazón y tengo fe en que poderosa protección cae sobre mi en este momento para mantenerme siendo yo, un buen hijo de Dios.

No caeré en la tentación, seré un buen hermano, tampoco seguiré el camino incorrecto, porque yo, soy hijo de Dios.

Solo seguiré aquel camino lleno de bendición, que Dios Padre tiene planeado para mi con gracia y misericordia, lleno de grandes planes y prosperidad para mi y para mi familia, ese camino que está protegido desde este momento por mi amado, glorioso y celestial San Francisco de Asís, Santo y bondadoso, que protege ese camino por intersección de su poder sobre mi vida por medio de esta humilde pero de todo corazón, linda oración.

Generosas miles de gracias a mi gloriosísimo San Francisco de Asís, gracias por obrar en mi vida y bendecirme con protección para mí, en mi cuerpo, en mi mente y para cada paso que doy, se que tu sombra me cubre. Gracias por bendecir a mi familia. Y gracias por bendecir ese camino de bien que hoy emprendo confiado y con fe en ti.

Salgo de mi casa, pongo un pie fuera, con todas las fuerzas y el amparo de mi querido San Francisco y con el Santo Espíritu de Dios Padre en mi corazón para que mi pie no tropiece en piedra, así iré acompañado de bendición.

¡Gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! ¡Amén!