Oración a Jesús para proteger del mal, peligro y tentación.

Amado Señor Mio, Jesús, hay algo que anhelo con todo mi corazón en este día.

Abro las puertas de mi corazón para que entres y obres en mi y en mi vida.

Te ruego con las manos en alto, alabándote, que por favor me cubras con tu Santa Sangre…

La Santa Sangre de Jesucristo.

Para que pueda emprender el día con fuerza, con ganas.

Para ser un ganador, prosperar, quiero tener mucho éxito y que me vaya bien en todo lo que haga.

Para ello también bríndame la salud y fuerza física y mental que necesito por favor.

Y se que eso solo lo puedo lograr de tu mano mi Jesús, Pastor y Salvador.

Por eso te pido que me alejes del mal, del peligro. Y de toda tentación.

Quiero aprovechar este momento de oración, de conversación contigo mi señor, este momento de nuestra relación espiritual para agradecer al Padre.

Gracias mi Dios por estar presente donde sea que vayas, tú y tu santo espíritu.

Además tus ángeles protegen mis pasos, para que mi pie no tropiece en piedra y mi cabeza se mantenga en alto.

Se que el que habita al abrigo del altísimo, morara bajo la sobra del omnipotente.

Guárdame en tus alas Dios Santísimo.

¡TE AMO PADRE!

Agradezco que tu mi Padre, Padre de todos nosotros en esta tierra, nos amas con amor eterno.

Quiero ser una mejor persona, mejor hermano, mejor hijo tuyo mi Dios.

Le pido a nuestro Señor Jesús que aleje todo mal y toda mala persona que quiera herir mi alma, mente, corazón o cualquiera que quiera quebrantar mi fe y mi relación contigo.

TE INTERESA  Oración al Justo Juez para pedir protección y encontrar trabajo digno.

Que esas malas influencias se alejen de mi vida.

Ayúdame a no caer en la tentación, para no tener problemas de ningún tipo.

Y aleja el peligro de mi vida.

Sobre todo permanece a mi lado para que pueda cumplir mi cometido.

Quiero amarte más, quiero seguir aumentando mi fe.

Se que los problemas no existen cuando estoy contigo señor mío y Dios mío.

Gracias por decirme que quieres ser mi amigo, mi Dios.

Tu quieres que mantengamos esta relación espiritual tan bella, me das tu amor infinito y eterno, y te amo por todo ello Padre.

Tengo una fe absoluta en ti. ¡Te amo Papá Dios! ¡Te amo Jesús, Mi salvador!

Gracias porque no soy un siervo, sino que me llamas amigo, así me muestras divinamente que quieres que yo sienta tu presencia cerca de mí, en mi alma y corazón.

Quiero demostrar con mis acciones, palabras y pensamientos que el mal no existe cuando tenemos fe en ti Dios.

Y te quiero demostrar a mi que soy respetuoso con todo lo que nos has brindado para vivir en esta tierra.

Y quiero que sepas que te tengo presente durante el día en cada palabra que sale de mi boca.

Agradezco la persona que has hecho de mí.

Compartiré tu palabra, compartiré amor, felicidad, paz, prosperidad, generosidad y tu bendición. Regalare sonrisas y hare sonreír.

Se que me puedo demostrar que la palabra de Dios es más fuerte que todo mal, peligro o tentación que pueda existir.

Seré testimonio de ti Dios Padre Nuestro Celestial y Todopoderoso.

¡Amén!