Oración a Jesús para enfermedad y dolor / Poderosa oración para sanar/salud

El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.

Salmos 91: 1-2

Oh Dios, vengo en esta hora, confiado en ti, con toda mi fe, una fe ciega que hoy El Espíritu Santo (de mi Señor Jesús) me ha llevado a conseguir, porque gracias a él estoy aquí orando, me ha guiado, y yo he encontrado de nuevo tu salvación, auxíliame, eres mi esperanza.

Estoy creyendo en ti, te amo y alabo Padre Celestial.

Eres todo poderoso y se que me ayudarás por amor a Jesús, que dio su vida en la cruz del calvario por amor a todos nosotros, Nuestro Salvador, Nuestro Rey. Por el dolor que allí él padeció sé que soy libre.

Gracias Señor Mio, porque además eres mi pastor y junto a ti, ni a mi familia, ni a mi nunca nada nos faltará.

Además, sé que siendo el buen pastor no permites que ninguno de los tuyos caiga en problemas, no habrá peligro ni tentaciones en mi vida, porque hoy poder el poder de la palabra se que voy cubierto con la poderosa sangre de cristo, de mi señor Jesús que me aleja de los dolores y enfermedades que hoy padezco.

Se que lograre la victoria de tu lado mi Jesús, bondadoso y generoso, te amo.

Aunque con tenerte a ti, Santísima Trinidad, en mi corazón, en mi vida y hogar ya me siento un ganador.

Te llevaré presente Glorioso, en mis pensamientos, palabras y acciones. No Haré mal al prójimo, porque soy tu hijo y el camino correcto está en el bien.

No heriré a nadie con mis palabras y perdonaré a los que me ofenden, así como tu perdonas mis pecados y errores.

TE INTERESA  Oración para dormir en paz al Espíritu Santo.

No desviare mi mirada del Altísimo. Se que así pronto mi petición será concedida, y me brindaras con tu amor eterno y justicia, sobre mi vida un MILAGRO de sanación. Tu me das la salud, prosperidad y felicidad que necesito, por tus sendas de paz yo caminare, obrare el bien y se que tu mi Padre intercederás en mi vida.

Gracias por esta oportunidad de vida, hoy voy confiado en que tu me das todo lo que necesito para vivir y que vas a sanar mi alma y cuerpo de los dolores y enfermedades que no me permiten avanzar.

Hoy doy gracias a ti y ruego que me hagas fuerte contra las adversidades, capaz de luchar por mis metas y luchar contra mi estrés, y problemas que me atormentan.

Anhelo de todo corazón en nombre de Jesús me regales un milagro para sanarme física y psicológicamente.

Amén.

Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya.

Salmos 91: 3-6

Me siento hombre / mujer libre, tú me acercas a ti, para que puedas protegerme

Hoy dejare el miedo atrás, sé que esta oración a Jesús para curar esta enfermedad y dolor está siendo escuchada por Ti; porque toco a tu puerta, para que entres en mi corazón, yo abro la puerta de mi corazón para que allí habites, te cuidare y respetare y dejare que me guíes y cambies mi vida.

Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.

Salmos 91: 8-10

Sé que tienes mejores planes para mí, eres justo y das vida a los que a ti son fieles; Se que si algo no ha salido como esperaba es porque tú quieres que las cosas sean de otra forma, lo cual será mejor en mi futuro, mis ojos lo verán y seré testigo y seré consciente de que has sido tu con tu gracia y poder.

TE INTERESA  Oración a Dios para pedir un deseo URGENTE

Me siento inmensamente gratificado con la paz y aliento que me infundes.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.

Salmos 91: 11-13

Gracias por proteger mi pie para que no tropiece en piedra, sé que el mal no puede tocarme porque tú me cubres, ninguna enfermedad o dolor no puede vencerme, porque voy en fe y en aumento, y por tu justicia infinita sé que no padeceré nunca más, no existe plaga que pueda entrar en mi ser; por el poder de la palabra como dice la biblia… mis palabras no volverán a mi antes de cumplirse; Obrando el bien diré: Soy sano porque soy hijo de Dios y yo lo amo, mi Padre me ama eternamente y a todos mis hermanos (el prójimo).

Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación.

Salmos 91: 15-16

Solo me queda decirte. Amén.

Gracias Padre, Gracias Jesús y Espíritu Santo.

¡Exaltado sea el nombre de Jehová nuestro Señor, Pastor y Salvador!

Amén.